Históricamente, el oro ha sido una materia prima considerada por muchos como refugio de valor. En épocas de crisis o inestabilidad económica, la demanda  para invertir en oro ha aumentado, generando que su precio suba. Debido a este comportamiento, se recomienda tener una porción del portafolio destinado a él para amortiguar el impacto de posibles caídas bursátiles.

A pesar de contar con esta importante cualidad, los ahorristas e inversores promedio no conocen cómo hacerse de este activo para aprovechar su desempeño a lo largo del tiempo. A continuación, las tres mejores formas de invertir en oro.

Oro físico
En primer lugar, la forma más práctica y sencilla de invertir en oro es, simplemente, adquiriendo oro físico. Ya sea a través de una entidad financiera que comercialice esta materia prima o desde una joyería, comprar oro es la alternativa más rápida y simple que existe para poder acceder a un refugio de valor tan relevante.

Normalmente, su precio se contempla en dólares por onzas, pero los vendedores pueden llegar a tener sus propias medidas.

ETF de oro
Por otro lado, si no queremos tener oro físico o no podemos conseguirlo, siempre existe la posibilidad de comprar un ETF que replique el comportamiento de la materia prima.

En simples palabras, un ETF o Exchange-Traded Fund es un instrumento financiero que consiste en la mezcla entre un fondo de inversión y una acción: fondo de inversión porque su evolución depende de una serie de activos que lo componen y acción porque se puede comercializar de manera rápida y sencilla a través del mercado secundario.

A través de este instrumento, se podrá obtener de manera sencilla y económica un rendimiento que evolucione de la misma forma que el oro. Además, al estar todo el proceso digitalizado, no hay riesgo de perder el activo como sí sucedería teniéndolo de manera física.

Empresa vinculada al oro
Otra de las maneras para invertir en oro de forma indirecta consiste en comprar acciones de empresas que estén vinculadas al commodity, como Barrick Gold o Yamana Gold. En este caso, la correlación no será perfecta ya que cada compañía cuenta son sus propios fundamentos, sin embargo, en líneas generales, evolucionan de una forma bastante similar.

Contemplando estas tres maneras de adquirir oro, cualquier inversor ahora podrá sumarlo a su cartera de largo plazo para aprovechar sus ventajas en épocas de inestabilidad financiera para mantener su poder adquisitivo.

Fuente: MDZ Online.

Si estás pensando en invertir en oro, es sumamente senzillo. Contacta con nosotros y solicítanos la información que necesites, sin compromiso.